Es verdad, los romanos usaban la orina para lavar la ropa, y otras cosas peores…

US flag

 

 

ADVERTENCIA: ¡NO hagáis esto en casa! El Autor no se hace responsable de los daños causados por la utilización de los métodos e ingredientes mencionados en este artículo. Pero eso da igual, si alguno lo intenta, que me lo diga, que ya nos reiremos un poco. (Por cierto, este artículo lo escribo a petición popular y para responder a las preguntas hechas a raíz de la publicación de “Cómo los romanos se limpiaban el trasero…”)

roman-legionnaire

De madrugada en Roma.

Las primeras luces del día asoman ya entre los tejados rojizos de las ínsulas y las columnatas de mármol nacarado de los templos. La niebla comienza a separarse del suelo silenciosa, ignorando el canto de los primeros gallos a los que no les importa el ritmo circadiano humano, y menos cuando hay festejos en el Coliseo. Estamos en el Vicus Patricius, una de las principales calles de la Roma Imperial que nos lleva desde el Foro hacia la Puerta Pretoria, en el este de la ciudad. Al ras del suelo pavimentado de piedra basáltica, justo cuando la bruma empieza a levantar, vemos un par de sandalias de piel de bovino, deambulando erráticamente bajo los pies de lo que parece un hombre, y lo es. Un soldado para ser exactos, a juzgar por las numerosas cicatrices ganadas en el campo de batalla, cortes oblicuos tan largos como un dedo que con el tiempo han pasado a ser recuerdos cerosos en la piel.

No sin esfuerzo, el legionario se acerca a un muro junto al cual distinguimos una urna metálica poco adornada, pero con agarraderas sólidas que asemejan caballitos de mar embistiendo a un rival. Entonces se escucha un chasquido como el que hacen los cantos planos lanzados por los niños al rebotar sobre la superficie del agua, luego otro, y otro, hasta que la cadencia se vuelve torrente. El borrachín se está aliviando en una vasija situada justo en la puerta de una fullonica, una lavandería, donde la orina se utilizaba como detergente. Así, tal cual.

Urinal en la fullonica de Veranius Hypsaeus en Pompeya.

Urinal en la fullonica de Veranius Hypsaeus en Pompeya.

Los romanos eran muy dados a la higiene y ya hemos hablado de ello, lo que pasa es que este concepto no tenía exactamente el mismo significado que para nosotros y no podemos criticarles por sus costumbres pues, como siempre digo, cada cultura hace lo que fullonica1puede con lo que tiene a la mano. Y la mano fue lo que utilizó nuestro amigo para sacudir las últimas y valiosas gotas de la uretra antes de marcharse dando tumbos hacia el fuerte. Poco después, dos empleados de la fullonica, los fullones, recogieron la vasija con su pesada carga y lo llevaron a un patio trasero donde había media docena más de iguales recipientes. Había que dejar “reposar” la orina hasta que el proceso de descomposición la convirtiera en amoniaco (NH3), una sustancia conocida por su olor astringente que aún se utiliza en gran cantidad de fármacos y productos de limpieza. Después de unos días, el líquido resultante se mezclaba con agua para lavar tanto los ropajes de algunos nobles como prendas nuevas recién fullonica3llegadas de la fábrica, pues la lana recién cardada requería un proceso de lavado para quitarle ciertas impurezas. El trabajo de lavado se hacía a mano, o mejor dicho a pie, pues los fullones utilizaban sus extremidades inferiores para agitar o revolver las prendas dentro de unas tinajas, algo que el filósofo Séneca describió como el saltus fullonicus, y que me recuerda el ritual de aplastado de las uvas para hacer vino. Posteriormente las prendas recibían un buen enjuague para eliminar cualquier mal olor y eran colgadas en un lugar abierto para que les diera el aire. A veces se colocaba una cesta con sulfuro por debajo para que los gases ayudaran a blanquear la ropa.

Como puede suceder ahora, las fullonicas eran responsables del cuidado de las togas y, si alguna era dañada durante el proceso de lavado, debían pagar una compensación. Aún así, las fullonicas eran un buen negocio, tanto que el emperador Vespasiano, al llegar al poder y encontrarse con las arcas vacías, se inventó un impuesto para gravar la recolección de orina en los baños públicos, el urinae vectigal, tributo por el que su propio hijo Tito le reclamó por la naturaleza “asquerosa” del asunto. El historiador romano Suetonio nos cuenta que Vespasiano colocó una moneda de oro Vespasiano y Titobajo las narices de Tito y le preguntó si olía a algo, el menor dijo -¡No! – a lo que su padre respondió – Atqui ex lotio est (y eso que viene de la orina) – dejando para el futuro el llamado Axioma de Vespasiano, Pecunia non olet (el dinero no apesta), para referirse a que el dinero es válido sin importar su procedencia. Por ello, el nombre del emperador aún se asocia con los baños públicos en algunos países de Europa: vespasiani en Italia, vespasiennes en Francia y vespasiene en Romania. Por cierto, el autor William Dietrich nos cuenta en su novela “La Corona de Espinas”, que las tropas napoleónicas también recolectaban la orina para lavar los uniformes de la soldada, pues aparentemente era muy buena para quitar manchas de sangre. Además, estoy seguro que en algún lugar del mundo la práctica de los fullones continua.

La cura urinal

Bueno, espero que hayamos aprendido algo, al menos esa es mi intención, y espero también volver pronto con una nueva anécdota sobre la vida diaria en el mundo antiguo. Pero -¡espera! ¿No había dicho que la orina se utilizaba para cosas peores? – Es verdad, nuestros ancestros romanos también usaban la orina como enjuague bucal para blanquearse los dientes. Ahí lo dejo, y repito la advertencia del principio, ¡no hagáis esto en casa! Que no respondo.

 

 

About these ads

Acerca de Jesus Garcia

Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor amateur.
Esta entrada fue publicada en Arqueología, Roma y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

29 respuestas a Es verdad, los romanos usaban la orina para lavar la ropa, y otras cosas peores…

  1. Hola Jesús,
    sin duda alguna los romanos eran más civilizados que algunos en la actualidad. Ahora, después de una borrachera nocturna, son muchos los que orinan en las paredes de las casas (por desgracia no en las suyas) dedicándose algunos a la literatura al intentar “escribir” en ellas con su micción alcohólica (no por falta de bolígrafos). Felicidades por la anécdota y cómo la has contado…¡aún me estoy riendo! ;-)
    Un abrazo

    • J.G.Barcala dijo:

      No voy a negar que alguna vez en mi pasado hice algo parecido Francisco, pero te aseguro que me he reformado…;) Los romanos fueron muy ingeniosos y supieron sacar muy buen provecho de lo que la naturaleza ponía al alcance de sus manos, y este no es más que un ejemplo. Por cierto, según leí, en las ruinas de Barcino hay una follonica bien preservada, a ver si algún día la visito.
      Muchas gracias por tu comentario y espero la risa te dure un buen rato.

      • Sin duda espero que cuando vengas a Barcelona te pongas en contacto conmigo. Será un placer enseñarte la Barcino romana, la Barchinona medieval y la Barcelona moderna. Eso sí, aunque tomemos unas cervezas, no haremos lo de los romanos…

      • J.G.Barcala dijo:

        Te tomo la palabra, aunque no puedo prometer cuando. Conzco bien Barcelona, pero seguro hay cientos de secretos que tú podrás enseñarme. De Barcino y Barchinona, nada, cero, zip, y lo digo con un poco de vergüenza, pero seguro la próxima vez me acerco…gracias nuevamente.

      • georgeonil dijo:

        Pillín lo que tu quieres es dejar tu amoniaco en esa vasija, se te ven las intenciones de lejos.

      • J.G.Barcala dijo:

        Jeje, me gustaría hacerlo, pero sólo por razones científicas…para ver cómo lo hacían ellos…;)
        Un saludo y gracias por comentar…

  2. martincx dijo:

    Vaya que resultó ilustrativo.
    Buen artículo.
    saludos.

  3. Pingback: Es verdad, los romanos usaban la orina para lavar la ropa, y otras cosas peores…

  4. Stella dijo:

    Buenísimo y ameno el artículo. Aprovechaban el amoníaco de la orina. Cómo le quedarían a los trabajadores las piernas y los pies!. Hace añares cuando existían los sabañones, muchas personas utilizaban la orina para curarlos. No tengo idea del porqué, si fué una idea traída de otros países o de la campaña.
    Un abrazo.
    Hasta pronto.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Stella, hace muchos años estaba yo pescando cuando me picó una medusa, era mi primera vez y el dolor era excruciante. Mi amigo, de pronto, se puso a orinar en mi pierna, y el dolor desapareció en segundos. Imagino que en muchas partes del mundo siguen usando la orina como remedio para picaduras y otras molestias. Cosas de la naturaleza.
      Muchas gracias por tu comentario, y un besín como siempre…

      • rosario peralta dijo:

        así es conozco por acá en mi barrio que algunos cuando se cortan se orinan en la herida y deja de sangrar

  5. Pingback: Utilidad de la orina | BLOG SOBRE LA PATOLOGIA DEL RAQUIS (y el sentido común aplicado a la medicina y otras cosas)

  6. Hesperetusa dijo:

    Todo esto terminó (casi) con la invención de la lejía y la fabricación de amoniaco en el siglo XVIII. Y es que la orina, mejor dicho, el amoniaco que contiene, se utilizaba también para blanquear la piel curtida, para guantes por ejemplo…, que después se perfumaban con almizcle, ámbar o iris, todos ellos perfumes que persisiten en el tiempo.

    • J.G.Barcala dijo:

      En algunos sitios, Hespertusa, todavía se utiliza la orina a falta de amoniaco puro, y no da tan malos resultados,.Otra cosa es que en nuestra cultura lo veamos un poco sucio…;) Yo personalmente no la usaría si tengo una alternativa,.,,
      Gracias por comentar y un besín…

  7. Francisco J. Moreno dijo:

    Ahora, eres celtibérico: en el país de Celtiberia,
    lo que cada hombre mea, lo acostumbra utilizar para cepillar
    sus dientes y sus rojas encías, cada mañana,
    de modo que cuanto más blancos sean tus dientes,
    más orina nos muestras que has bebido.

    – Catulo

    • J.G.Barcala dijo:

      Jeje, gracias por recordarnos las palabras de Catulo, Francisco. Según parece, algo tenía la orina de nuestros antepasados que tanta valía le daban los romanos. Sería la dieta mediterránea? ;)
      Gracias por comentar y un saludo cordial.

  8. Aunque suponemos tiene base científica y demostrada eficacia… no utilizaríamos orina para lavar los dientes :)

  9. Anónimo dijo:

    Y una pregunta los romanos inventaron la cerveza? Podría salir dicha cerveza del miscuido liquido. Si no me pregunto como se consigue la fermentación

  10. Ferdinand dijo:

    La orina también se usaba entre las jovenes nobles de la edad media para reducir el acné, concretamente el primer orín de la mañana.

  11. JJ. dijo:

    Pues no entiendo qué problema hay en ello. Desde que vimos “Los santos inocentes” nos enteramos de que, según el personaje de Paco Rabal, mearse en las manos era muy bueno “para evitar que las manos “te” se agrieten”. Pero no sólo eso: si miráis el prospecto de cremas de manos, llevan “urea” en la composición, alguna incluso en el mismo nombre. ¿Qué creéis que significa, angelitos?. Y ahora mi mujer me recuerda que a una amiga suya, al dar a luz en el hospital de Bayona, le salió alguna erupción en la cara, y el médico le dijo que se pusiera en ella el pañal de la niña.

  12. Ferdinand dijo:

    Tambien tenemos el After Bite.. pique el insecto que te pique… basicamente es amoniaco.
    En la mili me enseñaron que para las picadas de los puñeteros bichos, meada en la mano y a restregarlo por las picadas. Mano de santo.

  13. BOIRA_A dijo:

    He caido en este blog por casualidad y es curiosisimo todo lo que nos cuentas ademas de ilustrativo Los romanos tenian costumbres ya desaparecidas, pero nos legaron jmucho y como bien dices eran sus costumbres, distintas a las de ahora pero que no dejan de ser interesantes GRACIAS

    • J.G.Barcala dijo:

      Muchas gracias Boira, es verdad que los romanos han marcado nuestra historia, pero esos detallitos de su vida privada dan mucho juego y creo que a los lectores les gusta conocerlos. Seguiremos por el mismo camino, divulgando curiosidades de la historia.
      Muchas gracias nuevamente por comentar y un saludo.

  14. Un saludo a todos….. verdaderamente me parece increíble que mostréis tanta sorpresa antes la evidencia de los usos y beneficios del divino líquido, cuando en nuestros días por doquier se habla y se escribe acerca de ello. Tiene variadísimas aplicaciones, y sí, amigo, -no sé quién lo dijo- lávate los dientes con orina, no pasa absolutamente nada malo, y de paso te ahorras 200 euros por el laser blanqueador (que además provoca cáncer). Claro, si te pasas la vida de caňa en caňa y comiendo chorizos y Mc Donalds, pues no, ahí que no te la recomiendo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s